“hay pinturas que nacen muertas” series

2013-2015

Esta serie de trabajos se enfoca en aquella pintura la cual, dentro de una serie, no suele tener un final feliz; es la que viramos contra la pared o simplemente la dejamos en un rincón y muchas veces preferimos las posibilidades de virginidad y pureza que ofrece el siguiente lienzo; es la pintura que nos perturba aun cuando estamos inmerso en otras imágenes y la que varias noches no nos dejan dormir (por supuesto a los que se lo toman en serio).

Desde el punto de vista formal me interesa reafirmar la idea del gesto pictórico como un elemento que está condenado a morir en tiempo y espacio. La pintura se expresa de forma seccionada, fragmentada, de manera que, en algunas áreas del cuadro, el lienzo desaparece.